Noticias

Ryan Fox gana el «Premio Seve Ballesteros» de 2022

Ryan Fox ha sido elegido Jugador del Año de la pasada temporada por sus compañeros del DP World Tour, lo que le convierte en ganador del  «Premio Seve Ballesteros» en su edición de 2022. El golfista neozelandés, de 36 años de edad, se convierte así en el primer jugador de su país en lograr esta distinción desde que Michael Campbell lo lograra en 2005.

Fox ganó dos torneos el pasado año y terminó en el segundo puesto en la Race to Dubai, el mejor puesto de toda su carrera, sólo superado por Rory McIlroy. El neozelandés acumuló el 50% de los votos emitidos, por delante del norirlandés y del ganador del US Open, el inglés Matthew Fitzpatrick, que ocupó la tercera posición en este plebiscito.

Fox recibió el trofeo de manos de uno de los hijos de Seve, Javier, y de la hija del genio de Pedreña, Carmen, que viajaron esta semana al Hero Dubai Desert Classic para el acto. Un torneo que, precisamente, conquistó Ballesteros en 1992.

Fox arrancó el pasado año logrando su segunda victoria en el DP World Tour tras imponerse en el Ras al Khaima Classic, en febrero, unos meses antes de su emotiva victoria en el Alfred Dunhill Links Championship, en octubre. El graduado en el Challenge Tour de 2016 le dedicó esta victoria en la Casa del Golf al fallecido Shane Warne, con quien se emparejó en varias ocasiones en los pro-am.

Además de sus dos triunfos, Fox mostró una gran consistencia logrando cuatro segundos puestos, en el Soudal Open, Dutch Open, Horizon Irish Open y el Nedbank Golf Challenge, así como otros cuatro top 10. Unos resultados que le catapultaron en el ranking mundial de golf, pasando de estar fuera del top 200 a meterse por primera vez entre los 50 mejores del OWGR (llegó a ser 23º tras su triunfo en el Old Course).

«Esto es algo que posiblemente no me esperaba en mi carrera. Me gustaría poder decir que es algo con lo que soñé, pero miras los nombres que han logrado el trofeo y probablemente no pueda considerarme uno de ellos. Es fantástico lograrlo y que Javier y Carmen me lo entregaran lo hizo aún más especial», dijo el neozelandés.

«El año pasado pensé que podía tener una oportunidad, pero Rory, Matt o Jon Rahm jugaron muy bien, sobre todo a final de año. Cuando Keith Pelley me lo comunicó me sorprendió y me alegró mucho. Que tus compañeros sean los que te votan hacen de este premio algo más especial», añadió.

«Obviamente, el Dunhill Links fue un punto culminante para mí, ganar en el Old Course, no hay nada mejor. Compartí la experiencia con Shane Warne los cuatro o cinco años anteriores en que jugué el torneo así que fue un poco triste estar sin él. Poder honrarlo de esa manera hizo que la victoria fuera aún más especial», dijo.

Por último, se refirió al nombre con el que se conoce desde hace poco al premio: «Seve es un icono del golf y yo que soy un fanático de este deporte conocía su historia. Pero posiblemente no la entendí bien entonces, desde Nueva Zelanda no pude ver la verdadera influencia que tuvo aquí. Es increíble escuchar las historias de algunos jugadores que compitieron con él. Tener mi nombre en su premio es surrealista para mí. Es maravilloso ser parte de un poco de la historia en ese sentido», finalizó.

Javier Ballesteros, encargado junto a su hermana Carmen de entregarle el premio a Ryan Fox, dijo: «Me hace muy feliz que Ryan haya ganado este premio. Es importante que lograra dos victorias y que jugara una temporada tan completa en el DP World Tour, y además es un tipo fantástico. Para nosotros es un orgullo que nuestro padre dé nombre a este premio, es una forma de mantener vivo su legado».