• Los fondos recaudados en el VI Desafío Seve Ballesteros irán destinados a la labor de investigación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, puntero en el mundo
  • Javier y Carmen Ballesteros presidieron la final de un circuito que ha reunido a 2.000 jugadores de todo el país y que ayudan a conseguir los múltiples objetivos de la Fundación Seve Ballesteros

El Real Golf de Pedreña acogía este fin de semana la Final de la sexta edición del Desafío Fundación Seve Ballesteros, un circuito solidario que se desarrolla cada dos años y que ha recorrido el territorio nacional con el objetivo de recaudar fondos que, como en las cinco ediciones precedentes, irán destinados al Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) para ayudar en el trabajo científico sobre tumores del Sistema Nervioso Central que dirige el investigador Massimo Squatrito. 

Casi 2.000 jugadores han tomado parte en el VI Desafío Fundación Seve Ballesteros y la final se disputaba entre las 23 parejas clasificadas. En esta edición, la pésima meteorología impidió una jornada normal y el juego tuvo que ser suspendido cuando sólo se llevaban disputados unos pocos hoyos. Al final, por sorteo, la ‘victoria’ recayó en la pareja formada por Francisco Javier García Cutrín y Manuel López Silva, del Real Aero Club de Vigo, y como fantástico premio están invitados a disfrutar las jornadas del 18 y 19 de julio del Open Championship de 2020 por cortesía de The R&A, e invitados en los traslados y el alojamiento por La Fundación. Sin embargo, todos los participantes recibieron la recompensa de poder visitar la sala de trofeos de la casa privada de Severiano Ballesteros donde pudieron maravillarse con los trofeos y el increíble recuerdo del jugador cántabro, como las tres jarras de clarete como ganador del Open Championship o las dos chaquetas verdes como ganador del Masters de Augusta National, entre un sinfín de trofeos, premios y detalles que jalonan la habitación.

Seve Ballesteros, nacido en Pedreña (Cantabria) el 9 de abril de 1957, falleció el 7 de mayo del 2011 a causa de un tumor cerebral. En 2009 constituyó su Fundación con el fin de contribuir a la investigación científica sobre los tumores cerebrales, así como para ayudar a jóvenes en el desarrollo de sus carreras deportivas y a la vez acercar el golf a los niños utilizándolo como instrumento para fomentar los valores que conlleva.

En 2011, la Fundación Seve Ballesteros firmó un acuerdo de colaboración con el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) que desde entonces lleva a cabo tareas de investigación centradas en avanzar en el conocimiento de los distintos tipos de cáncer que afectan al sistema nervioso central, y cuyo trabajo se ha visto refrendado y reconocido por los informes y trabajos presentados que resaltan la calidad y progreso del trabajo realizado. 

La Fundación Seve Ballesteros ha aportado, hasta la fecha, más de 750.000 euros a esta gran labor de investigación. Para María Blasco, directora de CNIO: “Estamos muy agradecidos a La Fundación porque su aportación es fundamental en el trabajo que estamos realizando y que colocan al CNIO como uno de los centros de investigación más importantes del mundo, y el primero de Europa, especialmente en lo referente a los tumores cerebrales, en los que todavía queda mucho por estudiar. El grupo que dirige Massimo Squatrito es puntero en el mundo y ha realizado grandes avances en los últimos años, con lo que no tenemos más que palabras de agradecimiento a la Fundación Seve Ballesteros por su financiación”

Igualmente, buena parte del éxito se debe a la importante colaboración de Mercedes-Benz desde la primera edición. Roland Schell, presidente de Mercedes-Benz España, señaló que: “Mercedes-Benz tiene muchos valores en común con la Fundación Seve Ballesteros. Y son éstos los que hacen que nos llenen de satisfacción poder colaborar con la Fundación en su apoyo a la investigación”.

La entrega de premios estuvo presidida por Javier y Carmen Ballesteros, hijos de Seve, y que, junto a su hermano, Miguel, fomentan el legado de su padre afianzado por la multitud de labores que desarrolla La Fundación. “Agradecemos la participación de los miles de jugadores de esta edición, la gran ayuda de Mercedes-Benz y el resto de patrocinadores -sin ellos todo esto no sería posible- así como la gran colaboración, una vez más, del Real Golf de Pedreña -aquí es donde empezó mi padre- y del resto de clubes que se han apuntado en esta edición bienal; y todo con el fin de apoyar el increíble trabajo del CNIO que dirige María Blasco, una labor que no es visible en el día a día, pero cuya labor ayudará a muchos en un futuro prometedor. Y también estamos muy contentos con en el resto de proyectos que realiza La Fundación, sobre todo con niños, tanto en áreas de aprendizaje de golf en zonas oncológicas infantiles de diferentes hospitales, como en instalaciones de golf para enseñar a nuevas generaciones, los dos principales motivos de la fundación que creó mi padre”, comentó Javier Ballesteros. 

En la ceremonia de entrega de premios también se resaltaron otros programas en los que trabaja La Fundación, como la inauguración hace un mes del Centro Deportivo Seve Ballesteros en Brea de Tajo, donde la pasión de los niños del CRA Los Olivos impulsó la transformación de un campo de fútbol en una instalación de golf que servirá de impulso del golf y sus valores además de ayudar a los jóvenes del Centro de Menores de Brea en su integración; o la reforma y mejora de la UCI Pediátrica del Hospital Niño Jesús de Madrid, el proyecto de mayor envergadura que lidera la Fundación Aladina.

Jesús Rodríguez, responsable del programa de golf de la Fundación Seve Ballesteros en los diferentes hospitales señaló que: “lo que empezó en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, con un parque infantil de golf para los niños pacientes de oncología y psiquiatría, ha crecido hasta lograr cinco terrazas y programas de golf en el Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, que ayudan a los pequeños a llevar mejor el tratamiento, que aprendan valores y mejorar su estancia en los centros médicos”.

Además, para lograr el éxito de esta nueva edición, ha sido imprescindible la colaboración de los clubes y campos de golf que han participado en el Desafío Fundación Seve Ballesteros: Real Golf Club de San Sebastián, Señorío de Zuasti Club de Campo, Real Club de Golf,  Novo Sancti Petri, Panorámica Golf Club, Golf Isla Valdecañas, Golf Almerimar Resort, Golf Jardín de Aranjuez, Buenavista Golf, Golf Augas Santas, R.S.H.E.C.C., Meaztegi Golf, Font del Llop Golf Resort, Club de Golf Sant Cugat, Cuenca Golf Club, Campo de Golf Parador El Saler, Golf Santa Ponsa, León Golf, Real Aero Club de Vigo, Los Arqueros Golf, Pedreña Premium Golf La Junquera, Real Golf de Pedreña, Golf Santa Marina, Real Club de Golf de Las Palmas, Alenda Golf y Real Club de Golf Sotogrande.

Y junto con el importante apoyo de Mercedes-Benz España, también hay que agradecer la colaboración de Hugo Boss, Coca-Cola, 959 Real Ibérico Consorcio de Jabugo y la Real Federación Española de Golf, lo que convierte al Desafío Fundación Severiano Ballesteros en el circuito de referencia del golf amateur nacional, no sólo por el número de pruebas que lo componen, sino por la importancia de los objetivos y el constante trabajo que realiza la Fundación para transmitir y reforzar el importante legado de uno de los deportistas más importantes de la historia que, además de sus triunfos, logró transformar el deporte que tanto amaba haciéndolo más universal y social.