Desde su creación, la Fundación Seve Ballesteros ha tenido vocación internacional, operando tanto en España como en Reino Unido, donde ha trabajado en asociación con Cancer Research UK, la mayor organización benéfica dedicada a combatir el cáncer a través de la investigación. Cuenta con más de 100 años de historia y apoya a más de 4.800 científicos, médicos y enfermeras. Por su parte, en España, la Fundación Seve Ballesteros colabora con el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) a través del Laboratorio Fundación Seve Ballesteros-CNIO. Desde su inicio en 2011, la Fundación ha colaborado con 600.000 euros en esta labor de investigación.

Massimo Squatrito, actualización y avances del proyecto FSB-CNIO (2018)

Laboratorio FSB-CNIO

El Laboratorio Fundación Seve Ballesteros-CNIO centra sus esfuerzos en avanzar en el conocimiento de los diferentes tipos de cáncer que pueden afectar al sistema nervioso central. Ampliar el entendimiento sobre los mecanismos que intervienen en su creación permite a los investigadores progresar en un diagnóstico precoz y en el desarrollo de nuevos medicamentos para los pacientes que padecen algún tipo de tumor. De este modo, el laboratorio centra su actividad en:

El descubrimiento de mecanismos moleculares relacionados con la creación o el desarrollo de los tumores del sistema nervioso central.

La identificación de marcadores orientados al mejor diagnóstico y pronóstico de los tumores del sistema nervioso central.

El desarrollo de nuevos medicamentos basados en dianas específicas.

La implementación de estudios de farmacogenómica, proteómica y biomarcadores de aplicación clínica efectiva en fases tempranas con nuevos medicamentos.

El desarrollo de estudios clínicos en fases tempranas con nuevos fármacos.

La colaboración y permanente interacción bidireccional entre la investigación básica y la clínica para la obtención de avances terapéuticos en este tipo de tumores y el desarrollo de programas conjuntos de formación.

La aproximación de los investigadores básicos a los pacientes y la homogeneización del origen de las muestras tumorales.

La búsqueda y valoración de nuevas y mejores tecnologías capaces de detectar antes este tipo de tumores y tratarlos una vez detectados.

Una mejora en la selección del paciente que más se beneficia de esta terapia, buscar fármacos menos tóxicos y adaptar las diferentes combinaciones a las características genéticas y proteicas de cada tipo tumoral para seguir aumentado el índice de supervivencia de cada uno de los tumores del sistema nervioso central.

Este proyecto ha permitido incorporar al Dr. Massimo Squatrito, procedente del hospital Sloan-Kettering Memorial de Nueva York, uno de los centros oncológicos de máximo prestigio del mundo. La Fundación Seve Ballesteros, gracias al CNIO y a la solidaridad de tantas personas, consigue incrementar el tejido científico español con investigadores que vienen a continuar sus investigaciones en nuestro país desde los centros más reconocidos a nivel mundial. El proyecto que desarrolla está orientado hacia la predicción de resistencias al tratamiento de los gliomas y de los meduloblastomas con el fin de buscar nuevas dianas terapéuticas que permitan su reversión.

Massimo Squatrito, actualización y avances del proyecto FSB-CNIO (2015)

Los tumores cerebrales malignos representan alrededor del 3% de los casos de cáncer y cada año se diagnostican unos 100.000 nuevos casos en el mundo. El glioblastoma es el tumor más frecuente y más letal del sistema nervioso central en adultos. Tras una década de investigación, ha quedado patente la complejidad del genoma del glioma, pero aún se desconoce el significado funcional de la inmensa mayoría de las alteraciones genéticas identificadas.

El Grupo de Tumores Cerebrales Fundación Seve-Ballesteros, dirigido por Massimo Squatrito, en colaboración con el laboratorio de Ingo Mellinghoff del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center (MSKCC) de Nueva York (EEUU), ha descubierto un nuevo mecanismo que contribuye a prevenir el desarrollo del glioblastoma.  

Massimo Squatrito, jefe del Grupo de Tumores Cerebrales Fundación Seve Ballesteros del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) (2014)

El receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR, por sus siglas en inglés) desempeña un papel crucial tanto en el desarrollo normal como en el cáncer. EGFR es uno de los primeros receptores vinculados al cáncer en humanos y es una importante diana terapéutica en oncología. La activación aberrante de EGFR en cáncer estimula el crecimiento tumoral, un fenómeno que se atribuye normalmente al aumento en el número de copias del gen o a mutaciones que incrementan su función. Sin embargo, también podría deberse a fallos en los sistemas que lo regulan.

El Dr. Squatrito y sus colaboradores han descubierto un nuevo nivel de complejidad en la regulación de EGFR. Han identificado una proteína (RanBP6) que no se había descrito hasta la fecha y que modula la expresión de EGFR. Los autores han demostrado que RanBP6 es miembro de la familia de las importinas que está silenciado en un grupo de pacientes con glioblastoma. Al generar modelos de ratón en los que esta proteína está bloqueada, vieron que esto favorecía el crecimiento tumoral debido a la estimulación la expresión de EGFR.

Estos resultados proporcionan un ejemplo de desregulación de EGFR en cáncer a partir de la alteración de los componentes de su vía de importación nuclear. Los investigadores han identificado un nuevo vínculo entre esta vía y otras vías de señalización claves en cáncer, lo cual invita a realizar un estudio más profundo, ahora que los inhibidores de transportadores nucleares se están probando como posibles tratamientos oncológicos.

Seve Ballesteros Foundation in partnership with Cancer Research UK